miércoles, julio 11

Sobre sexo y revolución

A cambio de anuncios de reguetón, alguien le ofreció al transeúnte un pedacito de Revolución.







Pues sí, una vez más, aturdido por la puta soledad decidí emprender mis viajes a las entrañas de la ciudad, pensé que la destrucción de una plaza exclusivamente para aquellos que se rebelan y sobreponen su género mental a su género físico fue un hecho meramente administrativo, por lo tanto, me sorprendió esta medida (sin lanzar un juicio de valor) de las autoridades del transporte metropolitano al impedir el paso de personas con un falo a la mitad de los andenes, cosa que nos mantuvo apretujados y las mantuvo cómodas.

1 comentario:

  1. Ay Dios...
    Me voy una semana y a mi regreso haz comenzado a explotar la "poetografía"... diablos!

    Hoy tuve mi primera clase del taller de creación poética con José Vicente Anaya... ese hombre está loquísimo y sabe un buen de todo tipo de poesía experimental, contracultura, disidencia... se ve pro jejeje

    De "tarea" nos recomendó hacer "Borracheras de Poesía"!!! ¿Ingredientes? Poesía en voz alta, "bebidas divertidas", música... y mucha diversión. ¿Qué dices? Debemos hacer la Zirandada! (Aka Ziranda Fest 2007) :P

    Saludos!

    ResponderEliminar