martes, julio 10

La ciudad crece

Los ateos le tememos a la muerte, porque le damos su importancia como ser existente, la respetamos y la morimos.

Primero caminé y vi a nuestra nueva y lujosa maravilla, cogida y fornicada por un filántropo excéntrico y pronto violada por coca cola y subyugados.



Luego, en el metro, me encontré a una mujer rebelándose a d-os y tratando de alcanzar a Dios o a los dioses, arrepintiéndose de su pecado de no ser madre.



En siute, previo a las manifestaciones purulentas de los fierros agonizantes, la vida se ve desde muchos puntos de vista enferma. Esa soledad puta caray, tu única puta...


3 comentarios:

  1. Muy buen Post pero la pregunta, por ke mi casa??

    ResponderEliminar
  2. ja, este "estilo", de usar las fotos, me parece interesante, a ver qué cosa chida sale

    ResponderEliminar
  3. jajajajaj... siempre me ha gustado sacar fotos hasta de lo q no, me late lo q hiciste.. chido!

    ResponderEliminar