domingo, junio 15

La Revolución es una perra infernal II

Al cocodrilo idealista

Si de los poetas pobres
es el reino de lo suelos
¿De los poetas ricos
son las letras libres?


Por mi parte

Por mi que el bloqueo dure 1000 años
a los perros rabiosos hay que tenerlos encerrados

por mi que no haya democracia
la gente que vota es tonta por naturaleza

por mi que no haya nada
ni nadie
ni poesía en ninguna parte

deberíamos dedicarnos a pulular
y copular
hasta que se acabe todo
de una vez por todas

finalmente
somos de una generación sin nombre



De mi nacimiento


Pertenezco a una generación pasada
que terminó de morir con el frío rojo
que terminó sus días con una manta en sus cabezas

soy un reaccionario natural

aún creo en los viejos y oxidados mitos del pasado

en la felicidad
el amor
el dulce ajetreo de la piel en diciembre

y todas esas pendejadas
que se creen los niños
cuando les hablan de dios

termino por pensar
que ya no queda nada
y cada día
queda comprobado el sol en el desierto



Como ya nada vale la pena



Como ya nada vale la pena
mejor te lo digo con todas sus letras

ya no creo en nada

ni en tí
ni en mi
ni en nadie

me pongo mis zapatos
salgo a la calle
y el charco es más sucio que ayer
el grito es más alto con las horas
el claxon toma con sus uñas mi cabeza
la arrastra por la calle
y la deja en las puertas del monte de piedad

"me encanta Dios"
ese viejito raboverde
que un día se masturbó
se limpió
y tiró su servilleta en un país lleno de polvo
donde nacen los cardos
donde se enredan los hierbajos en las entre piernas
y clavan sus espinas

Una vez creí verla
en el centro comercial
prepucio del sur

era

pero se hizo polvo
con el pasar de los emos
y los lacost

3 comentarios:

  1. Wow...

    Créelo o no... pero es de las mejores cosas que he leído escritas por ti (E incluso por Demesio) =D

    ResponderEliminar
  2. Se siente bien verme aquí. Gracias, debo admitir que no me lo esperaba y que es un gran honor.
    Las camisetas Lacost en ocasiones me resultan deprimentes pese a los diseños de fondo verde pseudo- pasto luminoso y rayitas blancas y los cocodrilos que me sonrien constantemente pero que no logran convencerme. El número de emos crecìó potencialmente en mi ausencia y ahora verles en todos lados me pone paranoica. ¿Cuándo golpeamos al emo? Los que golpean emos merecen de castigo leer todos los libros de Paulo Coelho. ¿Entonces?
    "Me encanta Dios" Esa inmersión de Sabines en lo tuyo me gustó mucho. Benedetti, Parra, Neruda, Sabines, quiero ver lo que sigue. Ya bien lo sabes.
    Comienzo a escribir un manifiesto, eso no es lo mío, es muy de los cepanos y de Marx.
    Te veo pronto ¿no?

    ResponderEliminar