domingo, enero 18

Cullido

Quizás sea que soy como esos personajes de José Agustín que todo lo ven. Un Ricardo cualquiera que acompaña al chico chido en sus problemas y luego sale golpeado, regañado y maltratado. Sí, ese mismo que lo acompaña en los cafés ochenteros comiendo caca, bebiendo, destruyendo y terminando solo en la calle, vomitando sobre el asfalto, mientras el protagonista coge a golpes. No lo sé, a veces pienso que soy como un cuadrito negro en un mantel ajedrezado en una restaurante camuflado en una calle olvidada.

Es por eso que amé (como aman los burgueses las tarjetas de felicitación hechas en la RepopChina y los anuncios de san valentín) a 2 girls 1 cup. Ese videín, destruyendo todo a su paso, como debería ser la poesía. Así, así debería ser la poesía, vomitos sin cesar, abuelas chillando, sitios bloqueados, dinero por morbo, así, así, mostrándonos que lo unico que es mierda es todo, absolutamente todo y el todo el mierda y en mierda se acaba.

Y la crisis económica se sumerge recóndita por las hendiduras del internet

I saw the best minds of my generation destroyed by emotional madness, draggin' themselves into the nigga streets and looking for dow jones.

Como si no hubiera un mañana. Como si nos subieran los océanos.

ay ay ay ay canta y no llores

Sílas gotas de lluvia fueran mierda malteada, vomitaría tan feliz, abriendo la boca para saborear Ah, Ah, Ah, Ah, Ah, Ah, Ah, Ah

Glup-glup

el cantar de las almo-ranas

2 comentarios:

  1. Justo hace unos minutos pensaba yo que habría que escribir un poema declarando la muerte de la literatura testicular...

    Y luego leo esto y mejor me digo que ese poema tendrá que esperar...

    ¡¡Los testículos viven y gozan de buena salud!!!!

    ¡VIVA EL CHOPAH LIBRE!

    ResponderEliminar
  2. P.D. Entre las opciones para calificar los posts, debería haber una que dijera: "Mola mogollón" =P

    ResponderEliminar